El Campus Sunderland AFC La Nucía 2017 arranca con mucha ilusión

El Campus Sunderland AFC La Nucía 2017 ha arrancado en un ambiente lleno de emoción e ilusión. eran tantas las expectativas generadas durante meses que parecía que la ansiada fecha nunca llegaría. Pero por suerte, un año más, ya estamos aquí. El acto concluyó con un merecidísimo homenaje a Bradley Lowery. El jovencísimo aficionado del Sunderland AFC tristemente desaparecido la última semana.

Maletas llenas de ilusión y ganas de aprender. De estos preciados objetos comenzaron a llenarse las instalaciones de la Ciudad Deportiva Camilo Cano de La Nucía. Todas ellas esconden un tesoro común: Las “herramientas” de trabajo para los próximos días; las botas de fútbol de nuestros chicos. Con ellas puestas, intentarán hacerse con una de las becas que les llevarían a disfrutar de una semana con todos los gastos pagados formando parte de la cantera oficial de uno de los clubs más prestigiosos de la Premier League. Para ello, el Sunderland AFC ha enviado a varios entrenadores titulados de sus categorías inferiores, que gracias a un trabajo conjunto con los coordinadores de campus, profesores y monitores, elegirán a los seleccionados al finalizar cada una de las semanas que durará la estancia en tierras alicantinas.

Muchas caras de emoción, besos y abrazos a papá y mamá, y alguna que otra lagrimita. Pero os podemos asegurar que no hay nada de lo que preocuparse; habéis elegido muy bien y dejáis a vuestros pequeños en uno de los mejores campus de fútbol e inglés que existen en nuestro país.

Gracias a nuestro innovador programa de inmersión lingüística a través del fútbol, vuestros hijos aprenderán una lengua imprescindible para su formación prácticamente “sin darse cuenta”, ya que estarán haciendo lo que más les gusta: Jugar al fútbol.

La ceremonia de apertura del campus fue espectacular, y dándole la importancia que merece un evento de tal magnitud, no dejó a nadie insatisfecho. Todos los alumnos desfilaron por el césped mientras iban siendo nombrados por megafonía, saludaban a sus entrenadores, e iban conociendo a los que serán sus compañeros en esta gran aventura a la vez que posaban con su grupo. Todo eran caras de felicidad!

Los dos últimos grupos tuvieron el honor de desfilar con las pancartas que honraban de forma humilde y con todo el cariño del mundo la memoria de Bradley Lowery, un niño que fue capaz, a pesar de su corta edad, de demostrar al mundo del fútbol los auténticos valores de este deporte y de unir a dos de las aficiones que más rivalizan en el mundo por una buena causa.