Siempre se ha dicho que conforme uno es más joven, más capacidad tiene para aprender. Por ello, se recomienda aprovechar esta condición para tener conocimientos sobre un nuevo idioma. ¿Por qué no aprender el lenguaje que más utilidad le dará a tu hijo/a? A la hora de afrontar qué tipo de enseñanza se quiere ofrecer, es importante saber qué debe tener un curso de inglés para niños.

Existen diversas alternativas, pero unas son más eficientes que otras en términos de aprendizaje y motivación. ¿Quién no recuerda haber ido a clases de inglés y pensar que eran un aburrimiento? Por fortuna, en la actualidad existen opciones mucho más interesantes. En Inglaterra en Casa descubrieron hace mucho tiempo que había otra manera de enseñar a sus alumnos más jóvenes. ¿Quieres conocer una forma distinta de aprender? Veamos cómo funciona.

Un curso de inglés para niños como nunca habías visto

¿Imaginas que tu hijo/a aprendiese a cocinar mientras aprende inglés? ¿Y si descubre sus dotes para el teatro? ¿Y si, por el contrario, descubre la pasión por la ciencia? Esta escuela de idiomas de Valencia, con sedes en Avenida Burjassot, 35 y Avenida Primado Reig, 85 ofrece toda una serie de actividades para romper con las clásicas y monótonas clases tradicionales.

La experiencia ha constatado cómo este método se traduce en un resultado más satisfactorio en el aprendizaje. Los niños están deseando volver a clase para seguir disfrutando mientras mejoran el vocabulario específico, la construcción gramatical, etc. El equipo docente de Inglaterra en Casa, nativo, dispone de todo tipo de recursos para poder facilitar la adquisición de conocimiento.

Un curso de inglés para niños diferente en Valencia.

Un curso de inglés para niños requiere, tal y como refleja lo anterior, un aprendizaje disruptivo. Los alumnos combinarán lecciones tradicionales con actividades disruptivas. De hecho, se invitará a los mismos a que realicen ejercicios fuera del aula gracias a la plataforma virtual. Esta herramienta servirá de apoyo extra para potenciar lo que se ha dado en clase.

A modo de que los padres puedan seguir un control de lo aprendido, se debe poder tener acceso a una comunicación con el equipo docente. De esta forma, los progenitores podrán saber en todo momento cómo se puede ayudar desde casa al alumno. Inglaterra en Casa, en este sentido, ofrece tutorías con profesores para que puedan conocer en qué áreas necesitan hacer sus hijos un esfuerzo extra.

De igual modo, la evaluación periódica debe seguir siendo fundamental. Así se puede saber qué tendencia ha seguido cada alumno en cada trimestre,  conociendo al detalle en qué áreas competenciales se requiere mejorar.  Como es lógico, dicha valoración deberá incluir aspectos sobre el listening, speaking, reading y writing.

¿Te gustaría conocer con más detalle qué ofrece Inglaterra en Casa para tus hijos? Tan solo tendrás que rellenar un sencillo formulario. Ofrece diversas modalidades de curso de inglés para niños con un único objetivo; ayudarles en esta complicada, pero entretenida experiencia.